Los Almorávides, una poderosa dinastía bereber del siglo XI al XII, transformaron el norte de África y España con su singular mezcla de destreza militar, celo religioso y mecenazgo cultural, dejando un legado perdurable.

In a 16:9 aspect ratio, visualize the Almoravids of the 11th century, a formidable Berber dynasty known for their military might and cultural influence. The scene is set on a vast, open battlefield, capturing the tension and anticipation of the Almoravid warriors before a significant engagement. They are dressed in traditional warrior garb, with distinctive turbans and protective armor. Their faces show determination and focus, reflecting their reputation as disciplined and skilled fighters. The Almoravid banners flutter in the wind, emblazoned with symbols that represent their identity and strength. In the background, the landscape is a mix of the arid Saharan expanse and the lush oases that dot the region, symbolizing the diverse territories under Almoravid control. The sun casts long shadows, adding a dramatic effect to the scene. Capture this moment using version 5.1 to emphasize the details of the warriors' attire, the dynamic formation of the troops, and the stark beauty of the 11th-century North African landscape, all contributing to a powerful portrayal of the Almoravids.

Orígenes de los Almorávides

«Almorávide», derivado del término árabe «al-Murabit» y adaptado al español como «almorávide», muestra un ejemplo de betacismo, la transición de ‘b’ a ‘v’ en la evolución del idioma español.

En el idioma árabe, «al-Murabit» se traduce como «el que está listo para la batalla en una fortaleza», aunque su significado literal es «el que está atando». Este término se relaciona con el concepto de ribat, una especie de monasterio-fortaleza fronterizo en el norte de África, que proviene de la raíz árabe r-b-t, que significa atar o unir, o acampar.

El nombre Almorávide está históricamente vinculado al «Dar al-Murabitin», una escuela dedicada a la ley malikí establecida en Sus al-Aksa, ahora conocida como Marruecos moderno, por el erudito Waggag ibn Zallu. El estudiante de Ibn Zallu, Abdallah ibn Yasin, fue encargado de difundir el Islam malikí entre los bereberes Sanhaja del Adrar, en la actual Mauritania. En consecuencia, los Almorávides fueron nombrados en honor a los seguidores del Dar al-Murabitin, significando «la casa de aquellos unidos en la causa de Dios».

Berbers Riding Horses

Durante el período medieval temprano, las poblaciones bereberes del Magreb estaban principalmente divididas en tres grupos significativos: los Zenata en el norte, los Masmuda centrados en el Marruecos central y los Sanhaja extendidos por el Sahara occidental y las colinas del Magreb oriental. Los Sanhaja orientales comprendían grupos como los bereberes Kutama, clave para el ascenso de los Fatimíes a principios del siglo X, y la dinastía Zirid, gobernantes de Ifriqiya bajo la soberanía Fatimí después del año 972. En contraste, los Sanhaja occidentales consistían en varias tribus, incluyendo a los Gazzula y Lamta en el valle del Draa y las estribaciones del Anti-Atlas, y los Massufa, Banu Warith, Lamtuna y Gudala en el Sahara occidental y la costa de Mauritania.

El Islam llegó a los Sanhaja occidentales alrededor del siglo IX. Unificados en el siglo X, emprendieron campañas contra grupos paganos «sudaneses» subsaharianos. El rey Tinbarutan ibn Usfayshar de los Sanhaja Lamtuna construyó o se apoderó de la fortaleza de Aoudaghost, fundamental en el comercio transahariano. Sin embargo, tras la caída de la unión Sanhaja, Aoudaghost cayó en manos del Imperio de Ghana, y los Zenata Maghrawa de Sijilmasa se hicieron cargo de las rutas comerciales, expulsando a las tribus Sanhaja de los valles del Sous y Draa. En un intento de reunir estas tribus alrededor del 1035, el líder Lamtuna Abu Abdallah Muhammad ibn Tifat (Tarsina) enfrentó un breve reinado.

Arabs travelling on camel to the ancient kingdom of Ghana.

El imperio Almorávide, en su apogeo, se extendió desde Aoudaghost hasta Zaragoza en Al-Ándalus. Yahya ibn Ibrahim, un jefe Gudala y cuñado de Tarsina, emprendió una peregrinación a La Meca alrededor del año 1040. A su regreso, deteniéndose en Kairuán de Ifriqiya, conoció a Abu Imran al-Fasi, un nativo de Fez y jurista suní Maliki. Este período vio a Ifriqiya en agitación, con el gobernante Zirid al-Mu’izz ibn Badis considerando una ruptura con el gobierno chiíta fatimí. En discusiones con al-Fasi, Yahya expresó su preocupación por la educación religiosa y la adhesión a la ley islámica de los Sanhaja en el sur. Siguiendo el consejo de al-Fasi, Yahya buscó un maestro Maliki en el ribat de Waggag ibn Zelu en el sur de Marruecos, donde Abdallah ibn Yasin fue asignado para él.

Abdallah ibn Yasin, probablemente un converso Gazzula al Islam, era conocido por su estricta adhesión al Corán y práctica ortodoxa, aunque algunos cronistas cuestionaron la profundidad de su aprendizaje. Sus interacciones iniciales con los Guddala fueron problemáticas, lo que llevó a su expulsión tras la muerte de Yahya ibn Ibrahim en la década de 1040. Sin embargo, Ibn Yasin encontró una audiencia receptiva con los Lamtuna vecinos. Percibiendo el potencial de Ibn Yasin para unificar, el líder Lamtuna Yahya ibn Umar al-Lamtuni lo invitó a predicar a su tribu. Bajo la guía de Ibn Yasin, el liderazgo Lamtuna adoptó una doctrina que combinaba la islamización con la conquista, viendo cualquier cosa fuera de la ley islámica como oposición. Esta ideología resonó con la ambición de los Lamtuna de reconstruir la Unión Sanhaja y reclamar sus territorios. A principios de la década de 1050, los Lamtuna, liderados por Yahya ibn Umar y Abdallah ibn Yasin, ahora conocidos como los Almorávides, emprendieron una misión para reunir a sus vecinos en su causa.

Arquitectura Almorávide

La era de los Almorávides, seguida por el período Almohade, se considera una fase crucial en el desarrollo de la arquitectura marroquí y morisca, sentando las bases para muchos de sus estilos y motivos característicos que más tarde se perfeccionaron. Manuel Casamar Pérez señala que los Almorávides se alejaron de la tendencia andalusí de decoración pesada y elaborada, prevalente desde el Califato de Córdoba, hacia un enfoque más equilibrado entre ornamentación y proporciones.

Antes del ascenso de los Almorávides, Kairuán y Córdoba eran los principales centros artísticos en el oeste islámico, ambas antiguas capitales influían en la arquitectura regional. Los Almorávides establecieron Marrakech como una nueva capital imperial, convirtiéndose en un importante centro de innovación arquitectónica. Asimilaron estilos arquitectónicos de al-Ándalus, como los arcos intrincados de la Gran Mezquita de Córdoba y el palacio Aljafería en Zaragoza, e introdujeron nuevas técnicas decorativas del este, incluyendo tallas de muqarnas.

Tras su victoria en la Batalla de Sagrajas, los Almorávides trajeron artesanos de diversas creencias de Iberia a África del Norte para trabajar en proyectos arquitectónicos. Ejemplos significativos de la arquitectura Almorávide incluyen la Gran Mezquita de Argel (circa 1097), la Gran Mezquita de Tlemecén (1136) y la ampliación de al-Qarawiyyin en Fez (1135). La Qubba Almorávide en Marrakech, conocida por su cúpula interior ornamentada con tallas de estuco y cúpulas de muqarnas, es un testimonio sobreviviente de su estilo arquitectónico. La Mezquita Qarawiyyin presenta una temprana bóveda compleja de muqarnas en el mundo islámico occidental, con historiadores de la arquitectura comentando sobre su complejidad en una etapa tan temprana.

Aparte de los edificios religiosos, los Almorávides construyeron numerosas fortificaciones, aunque muchas fueron alteradas por dinastías posteriores. El fuerte inicial de Marrakech, el Ksar el-Hajjar («Fortaleza de Piedra»), fue construido por el fundador Abu Bakr ibn Umar, principalmente para asegurar el tesoro. Alrededor del 1126, Ali Ibn Yusuf erigió muros de tierra apisonada alrededor de la ciudad en respuesta a la amenaza Almohad. Las Murallas de Marrakech, extensamente restauradas y ampliadas a lo largo de los siglos, aún definen la medina de Marrakech. Las puertas originales de la ciudad, como Bab Doukkala, también datan de este período, ejemplificando el diseño de entrada doblada común en la arquitectura medieval del Magreb y Al-Ándalus. Evidencia de otras fortificaciones Almorávides, mostrando similitudes con las fortificaciones Hammadid y una necesidad de construcción rápida, se encuentra en sitios arqueológicos como Tasghîmût y Amargu.

View of the Marrakech Walls at a rooftop bar.

En la arquitectura residencial, no han sobrevivido palacios o casas almorávides, conocidos solo a través de textos históricos y hallazgos arqueológicos. El gran palacio de Ali Ibn Yusuf, construido junto al Ksar el-Hajjar (ahora el sitio de la Mezquita Kutubiyya), fue posteriormente reemplazado por la Kasbah Almohad. Excavaciones en el siglo XX descubrieron restos de este palacio, revelando el diseño de jardín riad más antiguo conocido en Marruecos. Otras excavaciones cerca de Chichaoua desenterraron un complejo doméstico del período Almorávide, con casas, hammams, un sistema de agua y posiblemente una mezquita. Los artefactos encontrados aquí, ahora en el Museo Arqueológico de Rabat, incluyen fragmentos de estuco con inscripciones cúficas y cursivas y motivos vegetales. De manera similar, excavaciones bajo la expansión almorávide del siglo XII de la Mezquita Qarawiyyin en Fez revelaron antiguas casas con decoraciones de ocre rojo pintado, con motivos geométricos entrelazados e inscripciones cúficas.

Conquistas de los Almorávides

Expansión Temprana

En la década de 1050, el movimiento Almorávide vio emerger un trío de liderazgo: Abdallah Ibn Yasin, Yahya Ibn Umar y su hermano Abu Bakr Ibn Umar, con la tribu Lamtuna convirtiéndose en la fuerza dominante sobre los Guddala. Este período marcó el inicio de la expansión y conquista almorávide de tribus saharianas. Sus objetivos estratégicos iniciales fueron las ciudades de Sijilmasa en el norte y Awdaghust en el sur, claves para controlar el comercio transahariano. Sijilmasa, bajo los Maghrawa de la confederación bereber Zenata, y Awdaghust, gobernada por los Soninke, fueron ambos capturados alrededor de 1054-1055. La victoria en Sijilmasa, donde el líder Mas’ud Ibn Wannudin y otros líderes Maghrawa fueron derrotados, fue un hito significativo. El ejército conquistador, reportado de 30,000 fuertes, dejó una guarnición Lamtuna antes de capturar Awdaghust el mismo año. A pesar de la población musulmana de Awdaghust, la ciudad enfrentó un trato duro por parte de los Almorávides, quienes se opusieron a su alianza con el rey pagano de Ghana.

Visualize in a 16:9 aspect ratio, an evocative portrait of Abu Bakr ibn Umar, the esteemed Almoravid leader. Dominated by his commanding presence, his sharp features reflect wisdom and strength, with eyes that seem to have witnessed the rise and fall of empires. He's adorned in traditional Berber attire, with richly embroidered patterns revealing his status. A turban crowns his head, its folds catching the light, and perhaps a single feather or jewel indicating his leadership. His beard is meticulously groomed, adding to his noble demeanor. The background remains muted, maybe a soft blur of the Marrakech cityscape or the rolling dunes of the desert, ensuring Abu Bakr remains the focal point of the image. In crafting this digital artwork, focus on the intricacies of his attire, the play of light and shadow on his visage, and the deep, reflective nature of his gaze. Aim to convey not just his physical likeness but the weight of leadership and the vision of a founder. --ar 16:9 --v 5.1 --q 2

Poco después de que el ejército Almorávide partiera de Sijilmasa, la ciudad se rebeló y los Maghrawa invadieron la guarnición Lamtuna. Ibn Yasin organizó una segunda expedición para reclamar la ciudad, pero los Guddala se retiraron a sus tierras natales en el desierto a lo largo del Atlántico. La historiadora Amira Bennison señala que algunos Almorávides, incluyendo a los Guddala, eran reacios a participar en conflictos con las tribus Zanata del norte, creando tensiones internas. Ibn Yasin se dirigió hacia el norte mientras Yahya Ibn Umar se quedó en el sur de Adrar, el corazón de Lamtuna, en una fortaleza llamada Azuggi, construida por su hermano Yannu ibn Umar al-Hajj. Algunos académicos consideran esta fortaleza como la capital inicial de los Almorávides. Yahya ibn Umar más tarde pereció en batalla contra los Guddala entre 1055 y 1057.

En el norte, Ibn Yasin dirigió a Abu Bakr para liderar el ejército Almorávide, que rápidamente recapturó Sijilmasa. Para 1056, habían asegurado Taroudant y el Valle de Sous, imponiendo la ley islámica Maliki. Al final de la campaña, establecieron una base en Sijilmasa, con el primo de Abu Bakr, Yusuf ibn Tashfin, al mando de la guarnición.

En 1058, los Almorávides atravesaron el Alto Atlas, apoderándose de Aghmat y designándola su capital. Allí, se encontraron con los Barghawata, una confederación bereber que seguía una doctrina islámica de Salih ibn Tarif, resistiendo ferozmente. Abdullah ibn Yasin cayó en batalla contra ellos en Kurīfalalt o Kurifala en 1058-1059. Para 1060, los Barghawata fueron sometidos por Abu Bakr ibn Umar, convirtiéndose al Islam ortodoxo. Poco después, Abu Bakr se expandió a Meknes.

Hacia 1068, el matrimonio de Abu Bakr con Zaynab an-Nafzawiyyah, una noble y acaudalada mujer bereber, influyó significativamente en la dinastía. Zaynab, hija de un rico comerciante de Kairuán y viuda del gobernante de Aghmat, Laqut ibn Yusuf ibn Ali al-Maghrawi, se convirtió en una figura clave tras la conquista Almorávide.

Fundación de Marrakech

Durante este período, Abu Bakr ibn Umar estableció Marrakech como la nueva capital, con relatos históricos variando en la fecha de su fundación. Mientras que Ibn Abi Zar e Ibn Khaldun sugieren 1062, Muhammad al-Idrisi apunta a 1078 (470 AH). Sin embargo, 1070, como señala Ibn Idhari, es la fecha más comúnmente aceptada por los historiadores contemporáneos, aunque algunas referencias aún mencionan 1062. Poco después del establecimiento de Marrakech, Abu Bakr tuvo que abordar una rebelión en el Sahara por los Guddala y sus aliados, poniendo en peligro rutas comerciales del desierto cruciales, alrededor de 1060 o 1071. Durante este tiempo, su esposa Zaynab, reacia a moverse hacia el sur, fue divorciada y, al parecer a instancias de Abu Bakr, se casó con Yusuf Ibn Tashfin. Antes de partir, Abu Bakr nombró a Ibn Tashfin como su delegado sobre los territorios almorávides del norte.

Visualize in a 16:9 aspect ratio, the early moments of Marrakesh around 1060/61, being birthed from the visionary desires of its founder. He stands near the Tensift River, his eyes reflecting ambition, surrounded by his loyal Sanhaja allies. The land around them, with its raw beauty, is beginning to show the first signs of transformation. Dotted with palm trees and mirroring the enchantment of an oasis, this nascent city begins to rise, blending seamlessly with the surrounding desert landscape, invoking its allure and charm. In this digital rendering, emphasize the harmonious melding of nature and human endeavor. The early structures of Marrakesh emerge, still rudimentary but filled with promise. The play of light captures the silhouettes of workers and planners against the backdrop of a setting sun, casting a golden hue over the entire scene, highlighting the desert's mystique and the city's budding magnificence. --ar 16:9 --v 5.1 --q 2

Un año después, tras sofocar la sublevación en el sur, Abu Bakr viajó de regreso al norte, con el objetivo de reclamar su liderazgo en Marrakech y sobre las fuerzas almorávides en el norte de África. Sin embargo, Ibn Tashfin, ahora firmemente establecido en su rol de liderazgo y supuestamente influenciado por el consejo de Zaynab, se resistió a ceder el control. Cerca de Aghmat, Abu Bakr, reconociendo sus opciones limitadas y sin voluntad de entrar en conflicto por Marrakech, reconoció el liderazgo de Ibn Tashfin. Los dos líderes se reunieron entre Aghmat y Marrakech para formalizar esta decisión. Abu Bakr entonces regresó al sur para continuar liderando a los Almorávides en el Sahara.

Posteriormente, el Imperio Almorávide se dividió efectivamente: Ibn Tashfin lideró en el norte, mientras que Abu Bakr mantuvo su influencia en el sur. Abu Bakr permaneció como líder supremo nominal de los Almorávides hasta su muerte en 1087, sin hostilidad registrada entre él e Ibn Tashfin, quien incluso acuñó monedas en nombre de Abu Bakr hasta su fallecimiento. Tras la partida de Abu Bakr, Ibn Tashfin desempeñó un papel crucial en el desarrollo del estado Almorávide en el Magreb durante las siguientes dos décadas. El hijo de Abu Bakr, Ibrahim, que lideró en Sijilmasa entre 1071 y 1076, desafió la autoridad de Ibn Tashfin alrededor de 1076. Marchó hacia Aghmat, con la intención de reclamar la posición de su padre en el Magreb. Sin embargo, un posible conflicto fue evitado por otro comandante Almorávide, Mazdali ibn Tilankan, quien convenció a Ibrahim de unirse a su padre en el sur, evitando así una guerra civil.

Expandiéndose aún más en el Magreb

Mientras tanto, Ibn Tashfin había logrado traer la vasta área que abarca el actual Marruecos, el Sahara Occidental y Mauritania bajo el dominio Almorávide. Dedicó varios años a apoderarse metódicamente de fuertes y asentamientos alrededor de Fez y el norte de Marruecos. Una vez que tuvo la mayor parte de la región bajo su control, Fez finalmente fue conquistada. Sin embargo, los registros históricos presentan cronologías conflictivas de estas conquistas, con algunos situando las principales victorias en la década de 1060 y otros en la de 1070. Algunos autores contemporáneos fijan la captura definitiva de Fez en 1069 (461 AH), mientras que el historiador Ronald Messier la fecha más precisamente al 18 de marzo de 1070 (462 AH). Otros estudiosos sitúan este evento alrededor de 1074 o 1075.

En 1079, Ibn Tashfin envió un ejército de 20,000 hombres desde Marrakech hacia la actual Tlemcen para confrontar a los Banu Ya’la, una tribu Zenata que controlaba la zona. Comandado por Mazdali Ibn Tilankan, esta fuerza triunfó cerca del valle del río Moulaya, derrotando y ejecutando a Mali Ibn Ya’la, hijo del gobernante de Tlemcen. Sin embargo, Ibn Tilankan retrasó el avance hacia Tlemcen, ya que Oujda, en manos de los Bani Iznasan, era demasiado formidable. Ibn Tashfin regresó en 1081, capturando Oujda y luego Tlemcen, sometiendo a los Maghrawa y a su líder, al-Abbas Ibn Bakhti al-Maghrawi. Para 1082, Argel había caído ante él. Luego utilizó Tlemcen, que comprendía el antiguo asentamiento Agadir y el recién fundado Takrart, como su bastión oriental.

Visualize in a 16:9 aspect ratio a commanding scene of the 11th-century Almoravid army, an impressive force of 20,000 strong. Picture them arrayed on a vast desert plain, the stark landscape stretching out beneath a wide, clear sky. The soldiers, clad in traditional Berber armor, are organized in precise formations, a display of disciplined military might. Their spears and shields glint under the harsh Saharan sun, while banners bearing the distinctive Almoravid emblems flutter above them, creating a sea of moving colors. The atmosphere is charged with anticipation, the air resonating with the muffled sounds of armor and the soft murmur of camels and horses. In the background, the commanding figures of the Almoravid generals, mounted on horses, oversee the army, their presence adding a sense of authority and purpose. Utilize version 5.1 to capture the vastness of the army, the intricate details of their armor and weaponry, and the dramatic interplay of light and shadow across this powerful military force.

Los Almorávides encontraron conflictos repetidos con los Hammadíes hacia el este, pero no intentaron persistentemente conquistar el Magreb central, centrándose en cambio en otras áreas. Eventualmente se firmó un tratado de paz con los Hammadíes en 1104, con Argel convirtiéndose en su punto más oriental.

Antes de ayudar a los emires Taifas en Al-Ándalus, Ibn Tashfin priorizó la captura de Ceuta. Controlada por las fuerzas Zenata bajo Diya al-Dawla Yahya, Ceuta era la última ciudad africana significativa cerca del Estrecho de Gibraltar que resistía su gobierno. Para obtener asistencia contra las fuerzas cristianas, negoció con al-Mu’tamid ibn Abbad de Sevilla, quien acordó enviar una flota para un bloqueo naval, mientras el hijo de Ibn Tashfin, Tamim, lideraba el asedio terrestre. Ceuta capituló alrededor de junio-julio de 1083 o agosto de 1084.

Bajo Ibn Tashfin, el Magreb occidental se dividió sistemáticamente en provincias administrativas, marcando una desviación de su pasado mayormente tribal. Se estableció un gobierno central en crecimiento en Marrakech, con regiones clave gobernadas por aliados y familiares de confianza. El estado Almorávide en expansión, aunque parcialmente financiado por impuestos islámicos y oro de Ghana, dependía sustancialmente de las ganancias de las conquistas. El ejército Almorávide estaba predominantemente compuesto por reclutas Sanhaja, pero Ibn Tashfin también formó una guardia personal (ḥashm) que incluía 5000 soldados negros (‘abid) y 500 soldados blancos (uluj, probablemente europeos).

Almorávides y el Imperio de Ghana

Una vez que Abu Bakr Ibn Umar dejó a Yusuf Ibn Tashfin a cargo de las regiones del norte y regresó al sur, al parecer hizo de Azuggi su base principal. Esta ciudad se convirtió en la capital de la división sur del imperio Almorávide bajo su reinado y el de gobernantes posteriores. A pesar de la importancia de las rutas comerciales saharianas para los Almorávides, la historia de la parte sur del imperio está menos documentada en las fuentes históricas árabes y a menudo se pasa por alto en los estudios del Magreb y al-Ándalus. Esta brecha en las fuentes textuales ha llevado a depender de la arqueología para comprender el ala sur del imperio, generando debates animados entre los académicos sobre la influencia Almorávide en el Sahel.

La tradición árabe sostiene que los Almorávides, bajo el liderazgo de Abu Bakr, conquistaron el Imperio de Ghana, fundado por los Soninke, alrededor de 1076-77. Esta narrativa, por ejemplo, es respaldada por el historiador Ibn Khaldun, quien se refirió a escritos de Shaykh Uthman, el faqih de Ghana, en 1394. Según este relato, los Almorávides debilitaron a Ghana, exigieron tributo y eventualmente llevaron a su subyugación y absorción por el pueblo vecino Sosso.

An image illustrating the palace of the ancient kingdom of Ghana.

Sin embargo, académicos como Conrad y Fisher han criticado esta visión, sugiriendo que la idea de una conquista militar Almorávide es más un folclore que un hecho, derivado de interpretaciones erróneas o lecturas excesivamente simplistas de las fuentes árabes. El trabajo arqueológico del profesor Timothy Insoll en la antigua Ghana revela poca evidencia de los cambios rápidos o la destrucción que acompañarían a tales conquistas militares.

Dierke Lange, aunque reconoce la teoría de la incursión militar, plantea que la agitación política Almorávide jugó un papel significativo en la caída de Ghana. Arguye que su influencia religiosa fue gradual, emergiendo a través de matrimonios estratégicos dentro de la nobleza, en lugar de a través de la fuerza militar. Lange señala varios factores, incluyendo luchas dinásticas internas influenciadas por los Almorávides y presiones islámicas, como contribuyentes al declive de Ghana.

Contrariando esta interpretación, académicos como Sheryl L. Burkhalter enfatizan el papel de los Almorávides en el control y la circulación del oro del oeste africano, argumentando que tales logros probablemente requerían una influencia política sustancial.

La visión predominante es que el conflicto con los Almorávides contribuyó al declive de Ghana como una potencia comercial y militar para el año 1100, llevando a su desintegración en entidades tribales y cacicazgos. Algunos de estos grupos se asimilaron a los Almorávides, mientras que otros sentaron las bases del Imperio de Mali.

An immersive digital painting that depicts the grandeur of the Mali Empire at its zenith. This historical masterpiece captures bustling markets overflowing with gold, textiles, and salt, alongside intricate mud-brick mosques reflecting the empire's architectural brilliance. The streets teem with life, as people of diverse cultures mingle, and royal guards parade, reflecting the empire's military might. In the distance, the majestic Niger River winds through lush vegetation, supporting the empire's agrarian economy. The vibrancy and richness of African colors, textures, and patterns should shine through in every detail. Render this in a cinematic, photorealistic style with dramatic lighting in a 16:9 aspect ratio, using Midjourney version 5.1, with the highest possible quality setting.

El geógrafo árabe Ibn Shihab al-Zuhri señaló que los Almorávides pusieron fin al Islam Ibadi en Tadmekka en 1084, y Abu Bakr alcanzó una región significativamente rica en oro en el profundo sur. La muerte de Abu Bakr en Tagant en noviembre de 1087, presuntamente a causa de una herida de batalla, marcó el fin de su liderazgo en la histórica región del Sudán.

Tras la muerte de Abu Bakr, la confederación tribal bereber en el Sahara se dividió entre los descendientes de Abu Bakr y su hermano Yahya, perdiendo presumiblemente el control sobre Ghana. Burkhalter sugiere que el hijo de Abu Bakr, Yahya, lideró la expedición Almorávide de 1076 que conquistó Ghana, argumentando que los Almorávides continuaron gobernando el Sahara hasta finales del siglo XII, sobreviviendo tanto a la pérdida de Ghana como a las derrotas en el Magreb por los Almohades.

Península Ibérica

En 1086, Yusuf ibn Tashfin fue convocado por los príncipes musulmanes de las taifas en la Península Ibérica para proteger sus tierras de Alfonso VI, el Rey de León y Castilla. Ese año, cruzó el Estrecho de Gibraltar hacia Algeciras y triunfó sobre Castilla en la Batalla de Sagrajas. Sin embargo, problemas en África exigieron su atención, llevándolo a ocuparse personalmente de ellos.

Ibn Tashfin regresó a Iberia en 1090 con la intención de anexar los reinos taifas. Recibió un amplio apoyo de los ibéricos, que estaban insatisfechos con los altos impuestos impuestos por sus extravagantes gobernantes. Líderes religiosos, incluyendo figuras notables como al-Ghazali en Persia y al-Turtushi en Egipto (un nativo ibérico de Tortosa), condenaron a los gobernantes taifas por su apatía religiosa. Estos clérigos emitieron una fatwa reconociendo la integridad moral de Yusuf y su legitimidad religiosa para derrocar a los gobernantes heterodoxos. Para 1094, Yusuf había tomado control de la mayoría de las taifas principales, excepto Zaragoza. Los Almorávides triunfaron en la Batalla de Consuegra, donde murió Diego Rodríguez, hijo de El Cid. Alfonso, junto con algunas fuerzas leonesas, se retiró al castillo de Consuegra, que resistió un asedio de ocho días antes de que los Almorávides se retiraran.

Después de corresponder amigablemente con el califa en Bagdad, a quien reconoció como Amir al-Mu’minin («Comandante de los Fieles»), Yusuf ibn Tashfin tomó el título de Amir al Muslimin («Comandante de los Musulmanes») en 1097. Falleció en 1106, creyéndose que tenía 100 años. En el momento de su muerte, el dominio Almorávide estaba en su apogeo, abarcando el noroeste de África hasta Argel y la mayor parte de Iberia al sur del Tajo y hacia el este hasta la desembocadura del Ebro, incluyendo las Islas Baleares.

Un dinar de oro Almorávide de Sevilla, fechado en 1116 y conservado en el Museo Británico, estableció el estándar para el maravedí ibérico. En 1108, Tamim Al Yusuf derrotó al Reino de Castilla en la Batalla de Uclés. Aunque el reinado de Yusuf no recuperó significativamente tierras de los reinos cristianos, aparte de Valencia, efectivamente frenó la Reconquista cristiana unificando al-Ándalus. En 1116, los Almorávides asediaron las afueras de Coímbra, ciudad clave de Portugal, y pusieron un asedio serio en 1117, pero no pudieron tomarla. En la Batalla de Fraga de 1134, los Almorávides salieron victoriosos, causando notablemente la muerte de Alfonso el Batallador durante el conflicto.

Decadencia de los Almorávides

Bajo el reinado del hijo y sucesor de Yusuf, Ali ibn Yusuf, las ciudades de Sintra y Santarém fueron capturadas. Lanzó más invasiones a Iberia en 1119 y 1121. Sin embargo, la situación había cambiado ya que los franceses estaban ayudando a los aragoneses a reclamar Zaragoza. En 1138, Ali ibn Yusuf enfrentó la derrota contra Alfonso VII de León y Castilla, y en la Batalla de Ourique de 1139 fue derrotado por Afonso I de Portugal, quien consecuentemente aseguró su corona.

Algunos historiadores sugieren que Ali ibn Yusuf encarnaba una nueva era de liderazgo, alejado de los orígenes desérticos de los Almorávides y más acostumbrado a las comodidades urbanas. Enfrentó la derrota debido a las fuerzas combinadas de sus adversarios cristianos en Iberia y al ascenso de los Almohades (Muwahhids) en Marruecos. Tras la muerte de Ali ibn Yusuf en 1143, su hijo Tashfin ibn Ali rápidamente perdió territorio ante los Almohades. En 1146, Tashfin encontró su fin, cayendo de un acantilado mientras huía después de una derrota cerca de Orán. En el suroeste de Iberia en 1144, una rebelión significativa fue liderada por el místico sufí Ibn Qasi, quien más tarde se alió con los Almohades. Lisboa cayó ante los portugueses en 1147.

Los sucesores de Ali ibn Yusuf, Ibrahim ibn Tashfin e Ishaq ibn Ali, tuvieron reinados breves. La caída de los Almorávides estuvo marcada por la captura de Marrakech por los Almohades en 1147, aunque restos de los Almorávides continuaron resistiendo en todo el imperio. Uno de estos remanentes fue el rebelde Yahya Al-Sahrāwiyya, quien se opuso al gobierno Almohad en el Magreb durante ocho años después de la caída de Marrakech, rindiéndose eventualmente en 1155. Ese mismo año, los Almorávides restantes, bajo el liderazgo de los Banu Ghaniya, se retiraron a las Islas Baleares y más tarde a Ifriqiya. Los Banu Ghaniya jugaron más tarde un papel significativo en la decadencia de sus conquistadores, los Almohades, particularmente en el Magreb oriental.


Fuentes

  1. «Almoravid Dynasty.» Wikipedia. Available at: Almoravid Dynasty – Wikipedia.
  2. «Almoravids – Summary.» Encyclopaedia Britannica. Available at: Almoravids Summary – Britannica.
  3. «Almoravids (Al-Murabitun): 1040CE-1147CE.» BlackPast. Available at: Almoravids (Al-Murabitun) – BlackPast.
  4. «Almoravids.» Encyclopaedia Britannica. Available at: Almoravids – Britannica.